viernes, 16 de abril de 2010

Arba regulariza la situación de los bonaerenses que hayan radicado, indebidamente, sus vehículos en otras provincias

La Agencia de Recaudación utilizará diversos mecanismos para detectar e intimar a aquellos contribuyentes de la Provincia que, a pesar de residir y registrar actividad económica en territorio bonaerense, tengan radicados sus vehículos en otras jurisdicciones esquivando, de esa forma, pagar el Impuesto a los Automotores en el distrito correspondiente. La medida, que fue dispuesta a través de la Resolución 29/10 de Arba y se basa en los artículos 205 y 208 del Código Fiscal, tiene por objeto detectar, intimar e inscribir de oficio en los registros bonaerenses a los contribuyentes que tengan radicados sus vehículos en jurisdicciones ajenas a su lugar de residencia. Martín Di Bella, titular de Arba, consideró que “esta medida es una forma de terminar con la especulación de algunos contribuyentes de importante capacidad contributiva que, a pesar de residir y desarrollar su actividad económica en la provincia de Buenos Aires, radican sus vehículos en otras jurisdicciones para pagar menos impuestos”. 

Di Bella sostuvo que “cortar los circuitos de la especulación y la evasión constituye un acto de justicia en favor de todos aquellos contribuyentes que, solidariamente, cumplen en tiempo y forma con sus impuestos. Gracias a los ciudadanos cumplidores la Provincia registra en este 2010 un constante incremento de sus recursos genuinos, lo que permite brindar mejores servicios y atender la situación de los sectores más desprotegidos de la sociedad”. El proceso de verificación para determinar cuál es el asiento principal de residencia de los contribuyentes se apoyará en diversos datos: los informes de compañías de seguros; los regímenes de información vigentes; el intercambio de datos con otras administraciones tributarias, municipios u organismos públicos y privados; el domicilio real o legal que el contribuyente hubiese denunciado ante los registros pertinentes o la Justicia Electoral; y otras fuentes de información.

 Arba intimará a los contribuyentes detectados para que, en un plazo improrrogable de 15 días hábiles, procedan a inscribir sus automotores en los registros de la provincia de Buenos Aires o, en su defecto, presenten su descargo por escrito y adjunten toda la documentación que respalde su accionar. En caso de que los contribuyentes detectados no cumplan con el trámite, se procederá a inscribirlos de oficio. Con respecto a quienes presenten su descargo, Arba analizará el caso y resolverá la cuestión en un plazo de 30 días hábiles y, si corresponde, se dispondrá el alta de oficio del vehículo en jurisdicción de la Provincia. Al inscribir el rodado, la Agencia notificará al contribuyente y, en forma paralela, librará la comunicación pertinente a la jurisdicción donde el vehículo se encontraba registrado y también a la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y Créditos Prendarios. Una vez que sea inscripto de oficio, y a partir de la fecha del acto administrativo que efectivice esa medida, el contribuyente deberá abonar el Impuesto a los Automotores que corresponda en la provincia de Buenos Aires.