jueves, 8 de abril de 2010

NUEVA OBLIGATORIEDAD DE FACTURA ELECTRÓNICA PARA LOS PROVEEDORES DEL ESTADO Y COMERCIO ELECTRÓNICO


El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Dr. Ricardo Echegaray, anunció hoy la obligatoriedad de ingresar al régimen de Factura Electrónica para todos los proveedores del Estado y para los portales que ofrezcan el servicio de intermediación en el comercio electrónico. Los sitios de Internet, además, pasarán a ser agentes de percepción del Impuesto al Valor Agregado (IVA). 

“Con la incorporación de ambos sectores buscamos asegurar y resguardar la transparencia comercial”, aseguró Echegaray ante más de 1.100 empresarios y representantes de organizaciones públicas y privadas, en el inicio de las jornadas de Factura Electrónica, organizada por la AFIP, en el hotel Sheraton. 

Proveedores del Estado
La obligatoriedad regirá a partir del 1º de junio para los actuales y nuevos proveedores que concreten operaciones con el Estado por un volumen superior a los 50 mil pesos mensuales y que necesitan del Certificado Fiscal -emitido por la AFIP- para ser contratados.

Cabe destacar, que en 2009, el organismo otorgó dicho certificado a unos 21.500 contribuyentes que alcanzaron una facturación aproximada a los 700 mil millones de pesos (que representa un 35% de la facturación de los Responsables Inscriptos). 

“La inclusión de este sector permitirá optimizar los procesos comerciales entre los proveedores y el Estado Nacional”, destacó Echegaray y remarcó que gradualmente se seguirán incorporando segmentos de contribuyentes al régimen de Factura Electrónica dado que se trata un mecanismo “firme y sólido”. 

Nuevo Régimen de Percepción de IVA
Tras anunciar la inclusión de los portales que ofrezcan el servicio de intermediación en el comercio electrónico a la Factura Electrónica, Echegaray comunicó que a partir del 1º de mayo próximo los sitios web pasarán a ser agentes de percepción del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Esto significa que al emitir los comprobantes fiscales luego de concretarse las operaciones, las páginas actuarán como “intermediarios” entre la AFIP y los vendedores “blanqueando” todas las ventas realizadas. 

“Es importante remarcar que esta modificación no afecta en nada a los consumidores de este servicio”, afirmó Echegaray y luego explicó que la medida permitirá a la AFIP cruzar los datos de las comisiones cobradas por los portales con las ventas declaradas por los vendedores de los productos. “El Estado debe estar a la altura de las circunstancias en esta era de globalización e informatización”, sentenció el administrador federal. 

La Factura Electrónica, en números
En el marco de las Jornadas de Factura Electrónica organizadas por la AFIP y la Asociación Argentina de Usuarios de la Informática y las Comunicaciones (Usuaria), el titular del organismo recaudador aportó números concluyentes que demuestran la importancia de mecanismo: “Hasta fines de 2008 la cantidad de comprobantes procesados creció a un promedio mensual de 100 mil unidades. En 2009, la cifra trepó a un promedio superior a los 700 mil mensuales, con picos de de hasta dos millones y medio por mes. El total anual alcanzó a 15 millones de facturas electrónicas emitidas

Sectores incluidos en el Régimen
Considerando la cantidad de usuarios del régimen, partió de un promedio mensual de 100 contribuyentes por mes en 2008, a un promedio de 750 en el mismo período de 2009. “Para este semestre tenemos una proyección cercana a los 1500 nuevos usuarios en promedio por mes”, anunció Echegaray, en la jornada en la que participaron diferentes CIO’S (gerentes de informática), CFO’S (de finanzas) y CEO’S (general) de organizaciones públicas y empresas privadas. 

Desde el lanzamiento, en abril de 2006, estos son los sectores que están incorporados en el mecanismo de Factura Electrónica: Empresas de medicina prepaga, televisión por cable, servicios de Internet, telefonía celular, servicios de limpieza, empresas de seguridad, transportadoras de caudales, servicios de telepeaje, de informática, publicidad, servicios profesionales superiores a los $600 mil, beneficiarios de bonos ante la Secretaría de Industria, seguros de caución, hoteles, tiempos compartidos, entre otros.